Recursos y Materiales Cristianos Adventistas

Llevando vida en Cristo Jesús

(gr. Tarsós, "alado" o "palma de la mano").

La principal ciudad de Cilicia, fundada por los fenicios y situada en ambas márgenes del río Cidno, a 19 km del mar, sobre una importante ruta comercial que unía Siria con el occidente del Asia Menor.

Se la menciona en el Obelisco Negro de Salmanasar III (859-824 a.C.). En el s VII a.C. llegó a ser la capital de un reino independiente, y más tarde la capital de una satrapía o provincia persa. Durante el período de los seléucidas perdió bastante de su carácter oriental porque muchos griegos se instalaron allí.

En ese período se fundó la escuela de filosofía de Tarso, que en los días de Pablo sólo contaba como rivales a las de Atenas y Alejandría. Antíoco IV Epífanes embelleció muchísimo la ciudad, que temporariamente adoptó el nombre de "Antioquía sobre el Cidno", pero, más tarde, recuperó su antiguo nombre.

Pompeyo la anexó a Roma en el 64 a.C., y Antonio le concedió libertad e inmunidad. En el 22 a.C. llegó a ser la capital de la provincia romana de Cilicia. Augusto la elevó a la categoría de metrópolis. De allí en adelante la ciudad llegó a ser fervorosa en su culto al emperador.

El dios nativo de la ciudad era Baal-Tarz, "señor de Tarso", a quien se identificó con el dios griego Zeus. Se lo presentaba siempre acompañado de un dios joven, llamado Sandón, a quien se identificaba con Hércules.

Aunque la ciudad fue destruida varias veces, nunca se la abandonó por completo. La ciudad moderna, que se encuentra a varios metros por encima de la antigua (ya que ha sido construida sobre sus ruinas), se encuentra totalmente ubicada en la margen occidental del río.

Algunos hombres famosos que salieron de Tarso fueron: Atenodoro el estoico, maestro de Augusto; Néstor el platónico, maestro de Marcelo; el médico Dioscorides; los estoicos Antipatris y Arquidemos; y el mayor de todos, en cuanto concierne a los cristianos, el apóstol Pablo (Hch. 9:11; 21:39; 22:3).

A lo menos una vez después de su conversión, Pablo volvió a visitar Tarso, y es posible que haya hecho obra misionera allí (Hch. 9:30; 11:25; cf Gá. 1:21). Mapa XX, B-5.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar