Recursos y Materiales Cristianos Adventistas

Llevando vida en Cristo Jesús

Lectura del Libro, "Un Viaje a lo Sobrenatural". Capítulo 3, "Un Viaje a lo Sobrenatural"

Ye sentí atraído por la Marina Mercante Canadiense, porque un amigo mío había entrado y me conto que le gustaba mucho.

Con la Marina Real y la Fuerza Aérea Real protegiéndonos (los navíos mercantes eran la línea de sustento de las Fuerzas Armadas) nos daba una sensación de seguridad.

Durante 2 años y medio trabaje en los cuartos de maquinarias de varios navíos a los que fui asignado, casi todo el tiempo como fogonero.

Puedo recordar cuando hacia la guardia y me decía a mi mismo: "Espero que ninguno torpedo choque contra estas calderas mientras yo esté parado aquí".

Una cantidad de hombres que conocía perecieron en el mar. Esa experiencia de la Marina Mercante, sirvió para endurecerme aun más contra Dios y los hombres.

Era difícil encontrar buenos trabajos en Montreal después de la guerra, porque miles de militares licenciados pululaban en la ciudad, buscando empleo.

Yo decidí aprender un oficio, algo que pudiera disfrutar y que envolviese algo de creatividad. No quería un trabajo solo para ganarme la vida.

Así que decidí tomar más tiempo buscando empleo y asegurarme que, cuando me decidiera optar por uno, realmente lo disfrutaría.

Mientras tanto, para ocupar mi tiempo, acepte un trabajo en Windsor Bowlig en St. Catherine West.

En ese entonces era uno de los mejores lugares de Montreal para esa clase de entretenimientos, yo era el asistente del director en la sala de billar. El trabajo no era difícil, conocí a mucha gente, y era un buen pasatiempo.

No había pasado mucho tiempo desde que me emplearon allí, cuando entró un viejo compañero con el que había navegado en los comienzos de mi experiencia en la Marina Mercante.

Complacidos de que ambos estuviésemos vivos todavía, cenamos juntos esa noche y conversamos acerca de muchas cosas.

Un tema que mi amigo Rolando hablaba con gran entusiasmo era su nuevo interés por lo sobrenatural.

Me conto, lo afortunado que era al haberse familiarizado con un grupo de personas que eran miembros de una sociedad que se comunicaba con los muertos, el médium espiritista hizo que Rolando hablara con su padre que había muerto cuando el tenia solo 10 años.

El espíritu de su padre le había dado muchos consejos sobre el futuro, si bien era interesante escuchar las experiencias de Rolando con lo sobrenatural, a mi me daba una sensación rara.

Entonces, me pregunto si estaría interesado en asistir a una de sus sesiones de espiritismo.

- Tal vez el médium pueda hacerte hablar con el espíritu de tu madre muerta.¿Te gustaría eso, verdad?

Su entusiasmo se redujo un poco cuando se dio cuenta de que yo estaba tan horrorizado que no podía responder.

Después de unos minutos de silencio continuo:

- No tendrías miedo de hablar con el alma de tu difunta madre, ¿verdad? por alguna razón me las arregle para decir que no me daría miedo, pero que me gustaría tomarme algún tiempo para considerarlo, ya que nunca había pensado en una cosa así.

El me miró directamente a los ojos y me dijo: - Morneau, tienes miedo. Lo sé por la forma en que me miras; está escrito en tu rostro. Hombre, has cambiado desde que te vi por última vez.

El Roger Morneau que conocía no le tenía miedo a nada. Recuerdo el tiempo cuando tu y yo éramos marineros junto con otros 6 novatos, y el primer oficial se acerco a nosotros y dijo que necesitaba un voluntario que se subiera a pintar la parte de arriba del mástil del barco al día siguiente.

¿Quién de Uds. esta dispuesto a subirse alli? preguntó el. No es muy alto. Solo tiene 21 metros.

Mas la persona que suba necesitaría mucha calma cuando estuviese allá arriba, tiene que salir de la tabla en la que se sienta, mientras lo suben con una cuerda, y echarse de panza sobre la punta del mástil, que era de 60 centímetros de diámetro, para poder pintar del lado opuesto.

Todos estábamos muertos de miedo ante la idea de subir allí, y quedamos aliviados cuando decías al primer oficial que tu subirías. Si hablamos de coraje, compañero, tu lo tenias.

Ahora, dime, no te vas a acobardar al venir conmigo a nuestra próxima sesión espiritista, ¿verdad? Después del pequeño discurso como ese, yo no pude rehusarme.

De repente, tuve que ponerme a la altura de la imagen de un Roger Morneau que no le tenía miedo a nada. Estaba atrapado.

Fue así que un sábado de noche, mi amigo y yo nos encontrábamos en una casa donde un médium visitante habría de ser el invitado de honor, y nos presentaron a algunos de los demás asistentes.

Nos sentimos honrados al conocer a una pareja en particular, el hombre era un artista profesional del espectáculo y líder de una banda de jazz con gran demanda en ese momento.

Su banda tocaba en los lugares más elegantes de clubes nocturnos. Terminada la sesión algunos de los invitados se preparaban para irse, entonces el líder de la banda se dirigió a su esposa y le dijo:

- Querida, ¿te parece si nos retiramos, ya que se está haciendo tarde? En ese momento ella estaba teniendo una conversación muy interesante con el médium

- George, porque no vas a casa a descansar y yo me quedo un poco más, luego les pido a los Belanger que me lleven a casa -respondió ella-.

El estuvo de acuerdo con su sugerencia y se dirigió a la puerta de salida justo cuando Rolando y yo nos íbamos.

Una vez afuera, George se dirigió a nosotros y dijo: ¿Tienen auto? No, -dije yo-.
- Vamos a tomar el tranvía a unas 2 cuadras de aquí.
- Sera un placer llevarlos hasta allí, suban. Durante la sesión de aquella noche había salido el tema de que ambos habíamos estado en la Marina Mercante durante la guerra.

¿Se puede comunicar con los muertos?El médium espiritista había hecho aparecer al (supuesto) espíritu de uno de los compañeros de trabajo de Rolando que pereció cuando el navío en el que se encontraba se hundió.

Al subir al automóvil de George, comenzó a preguntarnos acerca de los peligros de nuestro trabajo durante la guerra, pero en un instante habíamos llegado a destino, entonces nos propuso algo.

- ¿Que dicen de ir a un restaurante y comer algo, y al mismo tiempo podrían contarme sus aventuras durante la guerra? Ellas me fascinan, yo Invito. Luego los llevo a su casa.

George condujo hasta St. Catherine West, una zona conocida por sus habitantes como el barrio de los restaurantes gourmet de Montreal.

De repente él maniobró su 'Lincoln Deluxe' por un camino angosto que conducía a la parte de atrás de uno de sus lugares predilectos para comer, luego dejo el auto estacionado detrás de un Cadillac negro, diciendo:

- Joe esta aquí. El es el dueño del lugar, es un excelente amigo. Cuando entramos en el lugar, una camarera nos informo que tendríamos que esperar en el salón hasta que se desocupase una mesa.

Mientras nos dirigíamos hacia allí, Joe diviso a George a gran distancia y se acerco para saludarle.

Al enterarse de que estábamos esperando una mesa, Joe dijo que no tendríamos que esperar, una llamada telefónica un par de minutos antes acababa de cancelar una mesa reservada, era nuestra si la queríamos; seguimos al dueño que quitó el cartel de reservado de la mesa y nos hizo sentar, la camarera de cocteles se acerco y tomo nuestros pedidos de bebidas, nos dijo que tal vez tuviésemos que esperar un poco más de lo habitual para que nos trajeran la comida porque el lugar estaba totalmente repleto.

George pidió una doble porción de su bebida alcohólica favorita a fin de ocupar el tiempo. Luego nosotros respondimos sus preguntas sobre la Marina Mercante y conversamos acerca de nuestro interés y de nuestras actividades relacionadas con lo sobrenatural.

Transcurrió una cantidad de tiempo considerable hasta que vino la comida, y consumimos un segundo pedido de bebidas.

Esto hizo que George se pusiera conversador, y a su vez se predispuso a contarnos muchas cosas que dudo que las hubiese mencionado bajo circunstancias normales.

Por ejemplo, le pregunte si nos contaría un poco de como se hizo tan famoso en su profesión.

- Con mucho placer –dijo él- De hecho, les contare la verdadera razón de mi éxito, algo que mi esposa ni siquiera conoce. Pero deben prometerme que guardarán esto en estricta confidencia.

Le aseguramos que todo lo que mencionara quedaría en secreto.
- ¿Ustedes saben algo del culto a los demonios?
- Yo no -le respondí-. ¿Porque lo preguntas?

Sin responder a mí pregunta, inquirió:
- ¿Cuánto tiempo hace que participan del espiritismo?
- George, no entiendo hacia donde quieres llegar ¿Qué estás intentando decir?
- Lo que quiero decir, es que ¿Hace cuanto tiempo están pretendiendo entrar en comunicación con los muertos?
- Yo, no hace mucho tiempo -respondí-.
- Veo, que ustedes dos tienen mucho que aprender respecto al mundo sobrenatural.
- Ambos, están perdiendo el tiempo al ir a esas sesiones espiritistas, no me malentiendan, ellas tienen su lugar.

Son un buen pasatiempo para las mujeres, ya que reciben algo de consuelo al pensar que obtienen orientaciones para su vida, por parte de algún ser querido que ya falleció.

Verán, la razón por la que asistí a esta sesión espiritista esta noche, fue solo para hacer feliz a mi esposa. Voy con ella un par de veces al año para hacerla sentir que me preocupo con sus intereses; esa es la única razón.

Lo que ella no sabe es que he aprendido a ir a la misma fuente de ese poder, donde una persona puede recibir acción real, esto es, adoración a los demonios.

De todo lo que nos dijo, una frase se quedó grabada en la mente.

- George, podrías esclarecerme la pregunta que nos hiciste hace un rato: “¿Hace cuanto tiempo ustedes están pretendiendo entrar en comunicación con los muertos?” ¿Qué quisiste decir con el verbo pretender?

El sonrió, observo su reloj, y dijo:
- Es demasiado tarde para explicar eso esta noche, pero permítanme decirles esto: Uds. no han estado hablando con los muertos.

Entonces volvió a hablar de su éxito personal.
- Vean bien, por muchos años parecía que yo era un fracaso para organizar y mantener mi propia banda de jazz.

Después tuve la suerte de introducirme en el culto a los demonios. Y por medio de ese gran poder obtuve todo lo que quise.

Por supuesto, tuve que familiarizarme con ciertos rituales que se necesitaba realizar antes de que los espíritus comenzaran a actuar en mi favor. Su rostro se ilumino con una gran sonrisa.

- Desde ese día en adelante, el éxito fue instantáneo para mí y mi banda, fuimos reconocidos de la noche a la mañana sin ningún esfuerzo nuestro.

Fuimos descubiertos (a pesar de haber estado allí todo el tiempo) aclamados como una de las grandes bandas de nuestro género musical.

Por alguna razón, los medios de prensa se entusiasmaban con nosotros. Andábamos de boca en boca, las personas más destacadas del mundo radial hablaban de nosotros, y en un instante llegamos a la cima.

George bebió otro sorbo de su vaso, le dio una pitada a su cigarrillo, y continúo:

- Desde entonces hemos estado en constante demanda, el dinero nos llueve. Nuestros precios son los más altos de la industria de grabación, a la gente le gusta bailar al son de nuestra música, en realidad, los espíritus tomaron el control de nosotros, en otras palabras, ellos se posesionan de nosotros y nos dan la energía y nosotros transmitimos esa influencia a la gente.

A ellos les gusta lo que les damos y siguen volviendo por más de lo mismo. Se reclino hacia atrás, encendió otro cigarrillo, se rio un poco y dijo:

- Uds. tienen que escuchar esto: Tuve una entrevista por radio hace un mes atrás y realmente lo disfruté, había 6 personas de las más importantes del ambiente radial de Montreal y de Toronto conversando conmigo.

Todo lo que yo decía parecía fascinarlos. De hecho, me asombraban mis respuestas improvisadas, nunca en mi vida había sido tan ingenioso y disfrutaba de la atención que me brindaban, casi llegaban a un estado de adoración.

Además estaban tratando de entenderme y cuando nos despedimos, no lo habían logrado. Viendo una vez más su reloj y dijo:

- Amigos, se está haciendo muy tarde. ¿Qué les parece si vamos volvemos a casa? Mientras esperaba recibir la cuenta: George comento:

- Ese éxito mío es fácil de entender. Una vez que una persona entiende el enorme poder de los espíritus y el proceso que implica lograr que ese poder trabaje para uno mismo.

Admirados por lo que él nos había contado, Rolando y yo le pedimos que nos cuente mas mientras regresábamos a casa.

- Me siento hasta en la obligación de contarles mis experiencias porque creo que están buscando algo más poderoso que beneficie sus vidas.

Y sé que no lo encontraran asistiendo a sesiones espiritistas como en la que estuvieron esta noche. Permítanme decirles de esta manera: ¿Por qué quieren jugar en la ligas menores cuando pueden hacerlo en las mayores?

Mi amigo Rolando, entonces le pidió que nos dijese ¿Cómo hacer para entrar a las ligas mayores del mundo de los espíritus?

- Ustedes realmente son jóvenes valientes -dijo George- y han hecho mucho por nuestro país, ahora yo voy a hacer algo grande por Uds.

Hare arreglos para que los 2 asistan a nuestra próxima asamblea del culto a los espíritus. Entonces George, mirando hacia ambos lados, con un aire de indecisión dijo:

- Hay un punto del que me quiero asegurar. Presumo que ustedes no tienen ninguna reverencia por Cristo en su vida, ¿estoy en lo cierto?

La razón por la cual pregunto esto, es que no podemos llevar a nadie allí que tenga alguna lealtad para con el Dios cristiano, ya que podría ser desastroso.

Ambos aseguramos que habíamos blasfemado a Dios, y habíamos pasado el punto sin retorno.

- Me entere de eso esta noche -continuo- de hecho, los espíritus evocados parecían favorecerlos a ustedes por sobre todas las personas allí presentes.

Espero que mi pregunta no los haya ofendido. Tenía que preguntarles, solo para estar completamente seguro de que todo está bien con ustedes.

Aunque yo estaba algo renuente a asistir a una reunión de adoradores a los demonios, mi amigo Rolando no vacilo en hacerlo.

El razonaba que de todos modos nosotros íbamos a ser quemados en el infierno por toda la eternidad, bien podríamos familiarizarnos con el personal antes de llegar allí.

Yo asumí que George nunca nos volvería a llamar, dado que estaba algo ebrio cuando nos hizo la invitación y a la siguiente mañana probablemente ni siquiera recordaría la mitad de lo que había dicho la noche anterior.

Pero, pocos días después, ambos recibimos una llamada para que estemos listos para las 8:00 de la noche siguiente, cuando nos pasaría a buscar.

Esa noche inolvidable comenzó cuando George nos dio la información necesaria con muchos detalles de la sociedad secreta a la que pertenecía.

No era un conductor rápido y parecía reacio a adelantar a los tranvías en movimiento. Debemos haber hecho unas cien paradas probablemente en nuestro camino a la reunión.

Así que tuvimos mucho tiempo para conversar antes de llegar a nuestro destino. George nos dijo: que no debiéramos sorprendernos si nos encontrábamos con algunas de las personalidades más grandes y exitosas de Montreal, y nombró al menos media docena de los más notables.

Su declaración me sorprendió, ya que había imaginado que encontraríamos a un grupo de personajes rudos.

Pero, por al contrario, sorprendentemente todos eran bien educados, estaban magníficamente vestidos y poseían una personalidad encantadora. Nos hicieron sentir como si nos hubiesen conocido por mucho tiempo y fuésemos parte del grupo.

La reunión comenzó unos quince minutos después de que llegamos. Fue de lo más informal, la gente dedico unas dos horas a contar los logros que habían obtenido a través de los trabajos de los espíritus, principalmente transacciones comerciales, que resultaron en grandes beneficios para ellos como resultado de sus habilidades de usar la clarividencia y la telepatía mental (con ayuda de los espíritus) para influenciar a la gente en sus decisiones.

Un hombre, contaba que como astrologo que usaba la adivinación, se convirtió en el consejero de ciertas personas adineradas para sus inversiones, y el mismo se estaba haciendo rico también.

Explicaba que un espíritu demoniaco rondaba a su lado durante cada sesión para darle informaciones precisas audibles para él, pero no para el cliente- de cómo y cuándo debían de invertir.

- Estas personas ricas tienen el capital para invertir -dijo-. Yo tengo la habilidad de hacer que reditúen.

Profundamente impresionado, mi amigo le pregunto si alguna vez, temió que lo defraudaran en su parte de los dividendos.

- Yo doy consejos y recibo un porcentaje de los dividendos sobre las inversiones, como todos bien saben, la astrología es solo una fachada.

No me da miedo, mi espíritu familiar se preocupa de mi bienestar, permítame ilustrarlo:

Una pareja trató de despojarme de la parte que me correspondía en una transacción lucrativa de un bien inmueble industrial, me presentaron un cheque que representaba una cifra grande, y me sentí satisfecho, hasta que mi espíritu familiar me dijo que les preguntase que cuando me iban a dar los 1700 dólares adicionales, que representaba el porcentaje correcto de las ganancias de esa inversión en particular. La esposa se desmayo y el esposo estaba aterrorizado.

Rápidamente me explico que no tenían intenciones de estafarme y que el dinero estaría en mis manos en 24 horas.

Después de cada historia exitosa, el individuo siempre alababa o le daba crédito a un espíritu específico y lo llamaba por su nombre, y muchas veces se refería al espíritu como el señor de su vida.

Durante el tiempo en que participe con los adoradores de los demonios, observe en sus testimonios como los espíritus habían trabajado para ellos, a menudo hacían referencias a un demonio como "señor dios".

Por ejemplo, uno decía: "fue maravilloso ver el poder del señor dios Belzebú mostrarse a mi favor en el día tal". O alguien preguntaba:

"Fulano, ¿cómo has estado desde la última vez que te vi?” La respuesta era: "Realmente bien, gracias a que los dioses verdaderamente han beneficiado mi vida de una manera maravillosa.”

En aquella noche, un individuo me impresionó enormemente. El era medico, y explico que los espíritus le habían dado grandes poderes para hipnotizar y curar, incluyendo la capacidad de quitar el dolor y de detener las hemorragias de heridas y de cortes graves.

Después de contar algunos relatos fascinantes de las personas que él sanó, anuncio que debía ir a la sala de adoración. “Con permiso, mis amigos” -dijo élnecesito ir a realizar actos de devoción para ser regenerado por el señor dios Nehustan.

Dependo de su poder vivificador para revivir y sanar a mis pacientes. Una hora después de comenzar la reunión, apareció uno que se había retrasado, una cantidad de gente lo saludo, refiriéndose a él como Charmer.

Ya tarde aquella noche, cuando regresábamos a casa, le pregunte a George:

- ¿Y qué me puedes decir de ese caballero con buena apariencia que llego tarde? Que algunos se dirigían a él como Charmer. ¿Ese nombre tiene algún significado especial?

- Sí, el nombre tiene un significado especial, pero no puedo decirte nada sobre él ahora. Después de que hayan asistido a algunas de nuestras reuniones y lleguen a ser parte del grupo, háganme recordar que les cuente de él.

Es un individuo fascinante. De hecho, entre nosotros se cree que ha sido el más grande encantador o hipnotizador, que alguna vez haya caminado por las calles de Montreal, a propósito, amigos, me encanto ver como les cayeron bien a todos esta noche, me hizo bien ver eso.

Entiendan esto: Nosotros somos un grupo muy unido, de hecho, no fue fácil conseguir permiso para traerlos conmigo a esta reunión, al comienzo se me rehusó ese privilegio.

Luego, por medio del trabajo de un espíritu consejero que se le apareció a nuestro líder, que estaba de vacaciones en los Estados Unidos, recibí una llamada telefónica dándome el visto bueno, y así se les abrió el camino para que Uds. se asocien con nosotros y con el tiempo lleguen a ser miembros de nuestra sociedad. Les contare más de esto en otra oportunidad.

Yo me sentí algo incomodo cuando escuche que George suponía que yo iba a llegar a ser uno de ellos. Rolando sin embargo, estaba encantado con todo esto.

- Después de algunas visitas -dijo George- ustedes podrán descender y ver nuestra sala de adoración, creo que la hallaran verdaderamente impresionante.

Sin embargo, no será posible que ustedes visiten la sala de adoración a los dioses hasta que el sacerdote satanista este presente, y solo después de recibir la aprobación de los espíritus.

Esa reunión ocurrió en una casa particular, una lujosa residencia de Montreal. Mientras andábamos en el piso principal, podíamos escuchar, sonidos que provenían del piso de abajo, que se asemejaban mucho a la clase de música religiosa y a los canticos usados por la gente de la India.

Muy a menudo algunos de los presentes bajaban, y regresaban a los treinta minutos o más. Toda esa actividad indujo a que George se inclinarse hacia mí, ya que estábamos sentados en un sofá, para decirme en voz baja:

“Nuestra sala de adoración esta abajo, les contare de ella cuando nos vayamos de aquí esta noche”.

Unas seis semanas después de haber conocido al hombre llamado Charmer, una noche cuando regresábamos a casa, le pregunté a George si creía que podía hablarnos de él.

- Claro, ustedes debieron oír hablar más al respecto de ese individuo fascinante. Pero primero me gustaría recordarles que, en general, nosotros somos un grupo de ciudadanos que nos atenemos a las leyes.

No conozco a ninguno de nosotros que no se sacaría la camisa que lleva puesta, para ayudar a alguien. Y realmente nunca nos aprovechamos de la gente con los poderes que los espíritus nos han transmitido.

- Pero en el caso del Charmer, el es algo diferente del resto de nosotros. Parece que tiene una debilidad en su carácter y, debido a esto, empleaba su gran poder, o don hipnótico, de un modo que no debiera haberlo hecho.

Debiera decir, que perdió su sentido de dirección por un tiempo, él es un hombre de negocios muy capaz, es dueño de dos clubs nocturnos, y ha tenido mucho éxito.

Como ya dije el es un poderoso hipnotizador, el puede poner a una persona bajo su encantamiento o trance hipnótico, en menos de diez segundos, si esta persona concuerda en mirar directamente a sus ojos.

- Siendo dueño de dos clubes nocturnos, el tiene mucho contacto con personas del mundo del espectáculo, los grupos y conjuntos trabajan en su mayoría, por un contrato medio de unas cuatro a seis semanas, luego se trasladan a otro lugar.

Supimos, que algunos grupos estaban desintegrándose o perdiendo a uno de sus miembros después que se presentaron en uno de sus clubes, y el artista que desistía, era siempre del sexo femenino.

Hace unos seis meses, el “Escuadrón anti-vicios” de la policía de Montreal, hizo una incursión en una casa
de prostitución de lujo, donde todas chicas eran ex-artistas de grupos y conjuntos que se habían presentado para él.

- Vean –continuo George- esas chicas jamás habrían entrado en esa situación, si no hubiesen permitido que alguien las hipnotice.

Quien hace eso nunca podrá, de ahí en adelante, resistir a poder del hipnotizador.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar