Recursos y Materiales Cristianos Adventistas

Llevando vida en Cristo Jesús

Lectura del Libro, "Un Viaje a lo Sobrenatural". Capítulo 7, "De la Adoración a los Demonios, al estudio de la Biblia"

A las tres de la tarde, sonó la sirena como de costumbre, para iniciar el intervalo de quince minutos de descanso.

Al pasar frente a la oficina mientras yo salía fuera del edificio, Harry, uno de los propietarios, pidió que pasase por su oficina al regreso de aquel intervalo, tenía que hablar conmigo.

Cuando regresé y entré en su oficina, me ofreció un cigarrillo y dijo: - Roger, déjame pedirte un favor.

Seguramente, usted me vio esta mañana caminando a través de la fábrica con un cierto caballero, mostrándole nuestra empresa. Bueno, yo lo he contratado para trabajar aquí, Comienza mañana lunes.

- Señor, esto es muy interesante, ¿pero que tiene ver conmigo?
- Escucha bien lo que digo, esto es muy importante para mí.

Después de que él salió, no podía pensar en otra cosa sino en su problema.

- Él es un cristiano, pero guarda el sábado. Antes de aceptar el trabajo, mencionó que debido a sus convicciones religiosas, dejaría el trabajo a las 15:30 los viernes y compensaría las horas en otros días de la semana, por lo que podría por tanto, prepararse para el día de reposo.

- Harry, estoy escuchando, pero no sé a dónde quieres llegar.
- Veo que no está familiarizado con el hecho, de que el sábado de la Biblia comienza al caer el sol en el atardecer del viernes y termina al atardecer sábado a la noche.

Como judío, comprendí perfectamente lo que quería decir y prometí que haría los arreglos necesarios para la satisfacción de él.

Pero me daba vergüenza preguntar cuál es su religión. - Esto es lo que quiero que hagas.

Voy a colocar a trabajar a Cyril junto a tu máquina, y a media que vayan haciendo amistad, procure encontrar el nombre de su iglesia y la naturaleza de sus creencias religiosas.

No des la más mínima impresión de que te dije algo. Utilice tacto, tome todo el tiempo necesario, aunque tenga que esperar una semana o dos.

Esto realmente me intriga. Un cristiano que guarda el sábado de la Biblia. Nunca he oído una cosa así hasta hoy.

Sentí una necesidad urgente de corregir a Harry, con respecto al sábado y al día correcto a ser observado, yo dije:

- ¿No sabes que el domingo es el séptimo día de la semana? Aprendí esto cuando era un niño en la escuela, las monjas nos dijeron que Dios creó el mundo en seis días y descansó en el séptimo, pero debe haber habido un error en el calendario gregoriano.

En efecto, El domingo debería estar en el calendario en el lugar donde dice "sábado".

Con una sonrisa, Harry abrió un cajón de su escritorio, tomó un diccionario, ojeó en ella hasta encontrar la entrada para el "sábado" y me pidió que lo leyera "Sábado, El séptimo y último día de la semana".

Explicó que los judíos nunca perdieron de vista el ciclo semanal, y que el sábado bíblico es en realidad el séptimo día de la semana o el sábado como se indica en el calendario.

En cuanto al calendario gregoriano, dijo, que si bien se trataba de una revisión cronológica, no afecta o altera al ciclo semanal de ninguna manera.

Fue una compensación justa por el hecho de que el tiempo y el movimiento del sol ya no eran sincronizados, un total de diez días por un período de 1600 años.

Sugirió todavía, que investigase sobre el tema en una buena enciclopedia y llevase mis hallazgos en la tarde del domingo, ya que nos habíamos puesto de acuerdo para jugar al billar.

Admití al jefe que no tenía mucha cultura cuando se trata de religión, agradecí por aquel interesante dato histórico, y luego volví a mi trabajo después de ponernos de acuerdo en obtener informaciones sobre las creencias religiosas de Cyril.

Mientras trabajaba, no dejaba de pensar en aquello que Harry y yo habíamos hablado, y fue difícil esperar por el final del expediente para poder ir a biblioteca pública, para así poder investigar un poco.

Entonces pensé, "¿Por qué molestarse con la religión? ¿Eso me va a hacer bien? Es una pérdida de tiempo." Pero de nuevo, sentí un fuerte deseo de investigar el asunto.

Tras el registro, me fui a la biblioteca municipal y en pocos minutos, tenía todos los datos sobre el calendario gregoriano. Descubrí que mi jefe estaba en lo cierto sobre el tema.

El Papa Gregorio XIII decretó que el día después del jueves 04 de octubre de 1582, sería viernes 15 de octubre 1582, a fin de traer a celebración la Semana Santa nuevamente, de acuerdo a lo establecido en el Concilio de Nicea.

Este Consejo dictaminó que la Iglesia Católica debe observar la Pascua, en el primer domingo, después de la primera luna llena que ocurre después del equinoccio de primavera.

En la mañana del lunes, Harry presentó al nuevo empleado a todos nosotros en la fábrica.
- "Su nombre es Cyril Grossé, y es una bordador calificado. Cyril es bienvenido a nuestra empresa, y su presencia aquí, por supuesto, ha de contribuir al prestigio de nuestra firma".

Harry llevó la máquina de Cyril junto a la mía, diciéndole que deberia ser fácil para él, trabajar con la máquina nueva. Luego se volvió hacia mí, diciendo:

- Cyril, te presento a Roger, ustedes dos deberán ser buenos amigos, ya que trabajarán juntos en los mismos proyectos.

Roger, tratar de responder a cualquier pregunta que Cyril pueda tener acerca de cualquier trabajo de diseño. Y si necesitan algo, sólo tienen que llamarme.

Después de unos 45 minutos, empecé a tener problemas con mi máquina de bordar. Entre otras cosas, ella saltaba puntos.

Esto significa que tenía que deshacer algunos de los trabajos y empezar de nuevo.

Después de este paso a veces mi paciencia se agotaba y comenzó a aflorar un viejo hábito, al que daba el nombre de: "hacer descender a los santos del cielo".

Más tarde, llamé a mi jefe para comprobar la configuración de mi máquina. Él vino para ajustar la tensión de las bobinas y revisado varias otras piezas que podrían ser la causa del problema, pero fue en vano.

En el intervalo de las diez de la mañana, Cyril y yo nos dirigimos a la parte exterior del edificio para respirar un poco de aire fresco, y conversamos acerca de mis dificultades, le pregunté si sabía algo que podía hacer para resolver mi problema. Se rascó la barbilla un poco y luego dijo:

- Ya que usted pidió mi opinión, creo que sí. Roger, por favor, tener más cuidado con el nombre de Dios. Podía oír su voz por encima del rugido de la maquinaria y podría decir que no estaba orando en busca de ayuda.

Su respuesta me sorprendió un poco, pero lo hizo de manera que fue capaz de expresarse sin ofenderme.

Al mismo tiempo, vi la oportunidad de descubrir lo que Harry quería saber.

- Cyril, perdóname si dije algo que le ofendido -le dije inmediatamente,- Esa no era mi intención.

Estudio de la BibliaPor cierto, tengo entendido que usted es una persona muy religiosa. ¿Podría decirme a qué iglesia pertenece?

- Yo soy un adventista del séptimo día -respondió el-. - Podría rápidamente decir en lo que cree y ¿por qué? Cyril explicó que el nombre de su iglesia explica la razón de su existencia.

- Los adventistas del séptimo día se dedican a la proclamación de dos grandes fundamentos bíblicos.

En primer lugar, el sábado como un monumento conmemorativo de la creación, llamando a todas las personas a adorar a Aquel que creó el cielo, la tierra, el mar y las fuentes de las aguas [Apocalipsis 4:6,7].

En segundo lugar, los adventistas esperan en la segunda venida de Cristo, en cumplimiento de su promesa de resucitar a los muertos y trasladar a los justos vivos.

Poseyendo cuerpos inmortalizados, ellos viajarán por el espacio con el Señor, hasta el reino de Dios en donde Él está preparando viviendas para todos los que esperan en este maravilloso evento.

En este punto, nuestro descanso casi había terminado y nos fuimos de nuevo a nuestros puestos de trabajo.

Mencioné a Cyril que aunque no tenía interés en convertirme en frecuentador de aquella iglesia, me gustaría saber más acerca de sus convicciones religiosas.

- Roger será un placer contestar cualquier pregunta que tenga sobre mis creencias -dijo-. Aquel día de octubre estaba especialmente bello e invadió un pensamiento mi mente.

- Cyril, ¿Qué tal si almorzamos juntos al aire libre? Podríamos sentarnos en la plataforma de carga, detrás del edificio. Me gustaría que me contara más acerca de su religión.

- Parece una buena idea -dijo.- Una vez dentro de la fábrica, descubrí para mi sorpresa, que la máquina en que bordaba, estaba funcionando perfectamente bien.

Empecé a pensar en todo lo que acababa de oír. El Creador de la humanidad llamando a la gente que le recuerden como El Dador de la Vida, y a continuación recibiendo su gratitud a través de la observancia de un memorial.

Muy interesante, pensé. El regreso de Cristo a la tierra y la resurrección, personas poseyendo cuerpos inmortalizados, viajando por el espacio a un cielo real.

La forma en que hablaba Cyril esto, hizo que todo pareciera real. La hora de la comida me parecía la más breve que ya experimenté, teníamos los mismos 60 minutos de tiempo, pero la forma en que la Palabra de Dios se abrió ante mí para resolver los misterios de mi vida, hizo con que la hora pareciese sólo unos 15 minutos.

- Cyril, lo que usted dice me interesa mucho, pero tengo varias preguntas en mi mente. ¿Podría responder a algunas de ellas? -le dije.-

- Por supuesto que sí, dime lo que tienes en mente, espero ser útil. -dijo, tomando más confianza.-
Para asegurarse de que había entendido bien, empecé con un resumen de lo que había oído.

- Usted ha hablado de resurrección de muertos al regreso de Cristo, y personas con cuerpos inmortalizados yendo a un cielo real, dijiste que esto sucedería en cumplimiento de la promesa de Jesús a sus discípulos.

Ahora dime, ¿Qué pasa con las almas inmortales de las personas cuando mueren, y que es lo que hacen entre la muerte y resurrección?

Me apoyé en la pared del edificio, tomé un gran bocado en mi sándwich, y pensé que tomaría mucho tiempo para salir de esa.

Pero él me preguntó de inmediato: - Roger, ¿estarías muy chasqueado si te dijera que no tienes una alma inmortal?

- Yo tal vez no, pero sé que mucha gente si lo haría. ¿Cómo se explica eso? - La palabra "inmortal" aparece sólo una vez en la Biblia [1 Timoteo 1:17], y las Escrituras aplican este término solo a Dios.

Ahora, honestamente, ¿cree que sería correcto que usted y yo digamos que tenemos un alma inmortal, cuando la
Biblia declara que Sólo Dios tiene inmortalidad? [1 Timoteo 6:15,16].

Cuando me enteré de esta respuesta, casi dejó caer mi sándwich. No conté con este tipo de respuesta, pero lo que dijo, tenía mucho sentido.

- ¿Quiere decir que cuando una persona muere, se muere por completo? ¿Que ya no tienen conciencia de nada? -Continué.-

- Exactamente. De hecho, el apóstol Pablo en su Epístola a los Romanos alienta a todos los cristianos a buscar la inmortalidad [Romanos 2:07].

Es obvio que él no sugeriría a que la buscásemos, si ya la tuviéramos. Su forma de pensar causó un gran impacto en mi mente, sobre todo porque nunca escuche a un cristiano hablar así.

Tiré del hilo para que me dijera más. Explicó también que Jesús, durante su ministerio en la tierra, se refería a la muerte como un sueño.

"Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará.

Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto" (Juan 11:11-14).

El todavía reforzó su posición con el texto de 2 Timoteo 1:10, que dice: “que nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.”

Cuando le pedí que aclarara esa afirmación, Cyril dijo que Satanás y sus espíritus demoníacos están muy contentos de confundir y engañar a la raza humana.

Desde el día en que llevaron a nuestros primeros padres para abrir la puerta de la miseria para sí mismos y a sus descendientes a través de la desobediencia, estos espíritus malignos han elaborado cuidadosos planes para llevar a los mortales a centrar su atención en las filosofías e ideas humanas.

Así, la humanidad perdería de vista las grandes bendiciones prometidas por Dios. - Es triste reconocerlo, pero los planes del enemigo han sido un gran éxito dijo.-

"He aquí un hombre que entiende la estrategia de guerra del enemigo" - pensé en mí mismo.- Una vez más, le pedí que continúe. - La bendición más grande debería cumplirse con la venida del Mesías.

Una vez más, es lamentable decirlo, los israelitas a quienes ha sido confiada la palabra de Dios, se confundieron demasiado respecto al Mesías, que cuando caminaba entre ellos, la mayoría lo rechazó y un día le gritaron ¡Crucifícale!.

Una de las promesas más preciosas de Dios había sido la resurrección de los muertos y la esperanza en la vida eterna.

- En los días de los apóstoles, sin embargo, los saduceos (una clase Judíos cultos) creía y enseñaba a la gente común que no había resurrección [Hechos 23:08].

Por el contrario, muchas naciones vecinas mantenían la filosofía de que cuando las personas mueren, entran en un elevado nivel de existencia.

Entendemos que, de acuerdo con 2 Timoteo 1:10, que las enseñanzas del Señor y su gran sacrificio en el Calvario, abolieron la muerte, echaron abajo todas aquellas enseñanzas erróneas.

El evangelio de Cristo indica claramente que la vida eterna o la inmortalidad serán cedidas, o obsequiadas, a los justos en la resurrección de ellos, en la segunda venida de Cristo, y no antes.

E que cuando una persona muere, no tiene noción del tiempo, pero duerme el sueño de la muerte. Así que le dije:

- Cyril, fue el Espíritu de Dios, que hizo posible que usted y todos los adventistas del Séptimo día escapasen de la atracción de la doctrina de la inmortalidad del alma.

Estoy llegando a la conclusión de que este es el error más devastador que los espíritus demoníacos perpetraron en contra de nosotros los seres humanos.

Usted tiene mucho que agradecer. Me sentí inclinado a hablar de mi relación con los espíritus, pero si lo hiciera, podría costarme la vida.

En su lugar, hice una pregunta más: - Espero que no te molestes conmigo, pero ¿Podrías decirme un poco más sobre el regreso de Jesús y la resurrección?

Mi joven compañero de trabajo trató de resumir la respuesta, citando a 1 Tesalonicenses 4:13, 14 y 16-18. "Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.

Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él…

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (RV).

Cuando regresamos a nuestros puestos de trabajo, dije para Cyril: Usted tiene el concepto más maravilloso de la vida, cualquier persona que tiene esta esperanza de verdad, tiene algo de gran valor.

Esa tarde, mientras trabajaba en mi máquina de bordar, mi mente se convirtió sin que nadie sepa en un campo de batalla de un conflicto feroz entre el Espíritu de Dios y los espíritus malvados de Satanás.

En primer lugar, comencé a entender por qué los demonios tienen un odio tan intenso al Redentor del mundo.

Entendí también, por qué ellos inventaron cientos de teorías para confundir y engañar a los seres humanos, especialmente la idea de que los hombres son inmortales.

Y para dar fuerza a esta doctrina diabólica, los demonios, como lo había descubierto, aparecen a las personas haciéndose pasar por espíritus de seres queridos ya difuntos.

Por primera vez en mi vida, discerní a un Dios de amor. Al mismo tiempo, también me di cuenta que era un hombre perdido.

Experimenté hasta cierto punto, aquello que han de sentir las personas debajo y fuera de los muros de la Nueva Jerusalén, mirando hacia arriba viendo a los redimidos dentro de la ciudad y gritando: “demasiado tarde”.

Al darme cuenta de que estaba espiritualmente perdido, comencé a sudar mucho, incluso con una temperatura fresca en el interior del edificio.

Abrí el cuello de mi camisa, también las mangas, pero fue en vano, Recuerdo muy bien tener que ir al baño masculino, al entrar allí, cerré la puerta y con el corazón angustiado, me agarré de la tapa de la caja del inodoro, queriéndome sostener ya que estaba muy mareado.

Pesadas gotas de sudor corrían por mi cara y caían con regularidad en el inodoro.

“Demasiado tarde”, parecía gritar en mi mente repetidas veces. Yo quería gritar con todas mis fuerzas ¡Demasiado tarde!, pero no emití ningún sonido.

Ahora desaparecerá mi odio a Dios, pero mi mala vida se extendía ante mí, al mismo tiempo. Entonces, comprendí que yo era víctima de la persecución satánica.

Los espíritus demoníacos me oprimían ahora con una sensación de desesperanza, que nunca había sentido antes y nunca volví a sentir.

Sentía la presencia de ellos físicamente, al punto de tener dificultad para respirar, era como si algo me privase de oxígeno.

En silencio, en mi desesperación, y casi sin aliento, dije: "Que Dios tenga piedad de mí." Mi intención no fue el hacer una oración, pero para mi sorpresa, la condición de asfixia me dejó inmediatamente con el sentimiento de desesperación.

Después de lavar mi cara con agua fría, regresé a mi máquina. Mientras trabajaba, mi mente fue invadida por el pensamiento de que tal vez, el Dador de la vida escuchó mi clamor, expulsando a los malos espíritus.

Pero ¿por qué habría hecho eso?, había hecho el voto de odio a Dios y blasfemé su nombre, el nunca podría perdonarme, sin embargo nadie sino el Dios del cielo, me podría librar de la forma en que acababa de sentir.

Otra idea paso por mi mente y fue lo siguiente: aunque no pudiese ser perdonado, ni esperase la vida eterna de la forma como Cyril había explicado, tal vez fue la intención del Creador de usar a alguien tan indigno como yo, para traer una bendición a la vida de las personas que él amaba y quería tenerlos en la tierra renovada.

No podía pensar en otra cosa sino en lo que Dios había hecho conmigo al conocer a Cyril, que tenia tanto conocimiento sobre las realidades eternas.

Tal vez, sería posible que el Dios de los cielos oyera mi grito de ayuda unos días antes, cuando en mi casa, dije:

"¡Si hay un Dios en el cielo que se preocupa por mí, que me ayude!" ¡A Él le importa, si a Él le importa!, Casi grité esas palabras con todo el volumen de mi voz para que todos los de la fábrica pudieran oirlo, pero me contuve.

Viendo, ahora, que Dios tenía un interés real en mí, decidí preguntarle a Cyril que me contara más acerca de lo que había encontrado en la Biblia, si Dios tenía consideración por mí (una persona indigna como yo).

Él debería de ocuparse de muchas otras personas, estas serían buenas personas, aunque no sean conscientes del deseo que tiene Dios para con ellos.

Tal vez, si me involucro con el bienestar eterno de los demás, Dios me podría librar del poder de los espíritus demoniacos, y yo podría vivir el resto de mi vida feliz, con la idea de que aunque no pudiese ser salvo, podría informar a muchas personas de este mundo, sobre el terrible conflicto que se viene llevando detrás de bastidores, teniendo el objetivo de llevarlos a tomar decisiones inteligentes por Cristo.

No mucho después, comencé a sentir una gran indignación por lo que hicieron los demonios al extraviar a la raza humana. Allí, en ese momento, decidí romper con ellos.

Ese día, después del cierre de los negocios, dije a Cyril: ¿Te parece si vamos caminando hasta el paradero del tranvía, mientras charlamos un poco más? Dije si estaría dispuesto a estudiar la Biblia conmigo, él dijo que sería un placer, luego preguntó:

- ¿Te gustaría comenzar el próximo fin de semana? A partir de ahí, podríamos estudiar la Biblia una o dos veces a la semana.

- Cyril, por razones que no puedo revelar ahora, es muy importante para mí que empecemos esta noche. ¿Vamos a tener nuestra reunión en mi casa o la tuya?

Fue así que me invitó a estudiar en su casa a las 7:00 de la noche, Cuando nos separamos, él aún parecía sorprendido por mi insistencia de iniciar en aquella noche.

En ese momento, ninguno de nosotros sabía que, a partir de entonces hasta una semana exactamente, completaríamos una serie de 28 estudios bíblicos.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar