Dones Espirituales

Dones especiales otorgados por el Espíritu Santo a los diversos miembros de la iglesia (1 Corintios 12:1, 4), "para provecho" (versículo 7). Fueron concedidos de una manera especial después de la ascensión de Jesús (Efesios 4:8, 11), y debían perdurar hasta que en ella alcanzara el grado de su desarrollo que Dios deseaba (versículos 12, 13).

Las Epístolas del Nuevo Testamento contienen a lo menos 5 listas de dones espirituales: 1 Corintios 12:8-10, 28-30; Romanos 12:6-8; Efesios 4:11; y las que son más breves, o la mención de sólo uno o 2 dones (1 Corintios 7:7; 1 Timoteo 4:13, 14; 1 Pedro 4:10, 11).

Que estas listas difieran en longitud y contenido es una evidencia de que ninguna de ellas pretende ser completa; aunque la primera que mencionamos, que contiene 9 dones, ha llegado a ser la tradicional.

El Nuevo Testamento menciona por lo menos 17 (la cantidad real sería mayor). Los dones espirituales, tal como aparecen en 1 Corintios 12:8-10 son:

1. "Palabra de sabiduría" (versículo 8) o "que hablen con sabiduría" (DHH); es decir, sabiduría y la capacidad de comunicarla a los demás.

2. "Palabra de ciencia" (versículo 8) o "profundo conocimiento"  de acuerdo a la versión Dios Habla Hoy; esto es, discernimiento para entender las verdades espirituales y para presentarlas claramente a los otros.

3. "Fe" (versículo 9); no la común a todos los creyentes, sino el especial don de la fe espiritual que capacita al poseedor a realizar cosas extraordinarias por Dios.

4. "Dones de sanidades" (versículo 9).

5. "Hacer milagros" (versículo 10).

6. "Profecía" (v 10).

7. "Discernimiento de espíritus" (versículo 10); o la capacidad de diferenciar las diversas clases de espíritus, lo que habilita a su poseedor para distinguir las profecías verdaderas de las falsas, y las espurias manifestaciones de piedad,

8. "Diversos géneros de lenguas" (versículo 10).

9. "Interpretación de lenguas" (versículo 10), para comprender y transmitir lo que se dice en algún idioma desconocido (cp 14:13-28). Pablo animó a los creyentes a que desearan los dones espirituales para edificación de la iglesia (versículos 1, 12; véase CBA 6:764-766).