Joram

hebreo: Yehôrâm, Yôrâm, "Yahweh es exaltado (excelso)" o "exaltado por (ensalzamiento de) Yahweh"; griego IÇrám.

1. Hijo del rey Toi de Hamat, sobre el Orontes, en Siria. Su padre lo envió para felicitar a David, que había obtenido una notable victoria sobre Hadad-ezer (2 Samuel 8:9, 10). Se lo llama Adoram en 1 Crónicas 18:10.

Véase Adoram 3 .

2. Quinto rey del reino sureño de Judá. Los datos cronológicos de la Biblia (1 Reyes 22:42; 2 Reyes 1:17; 3:1) indican que Joram estuvo asociado con su padre Josafat en el trono (unos 5 ó 6 años; c 854-c 848 a.C.) antes de ser el único gobernante.

Reinó menos de 8 años (2 Crónicas 21:5; c 848-c 841 a.C.).

Se casó con Atalía, una hija de Acab, y la acompañó en la adoración de Baal, como su suegro había seguido a Jezabel (2 Reyes 8:18, 26; 2 Crónicas 21:6, 11).

Después de la muerte de su padre, Joram asesinó a sus hermanos y a otros príncipes de Judá (2 Crónicas 21:1-4).

Su maldad no pasó sin castigo, porque cayeron sobre él una calamidad tras otra, como Elías se lo había predicho (versículos 12-15).

Primero se rebelaron los edomitas, que, aunque Joram pudo derrotarlos, permanecieron independientes (2 Reyes 8:20-22; 2 Crónicas 21:8-10)

Así Judá perdió las minas de cobre de Edom y la ciudad de Ezión-geber con su puerto.

Luego se rebeló Libna (2 Reyes 8:22; 2 Crónicas 21:10); y durante una invasión de los filisteos y tribus del noroeste de Arabia, Jerusalén fue saqueada, así como también el palacio, y el haréis real con todos sus hijos, excepto los menores, fueron llevados cautivos (2 Crónicas 21:16, 17; 22:1).

Finalmente, una enfermedad intestinal incurable lo atormentó durante los 2 últimos años de su vida (21:18, 19).

Murió sin ser lamentado y fue sepultado en Jerusalén, pero no en las tumbas reales (versículo 20).

Véase Cronología (V, B).

3. Décimo rey del reino norteño de Israel (si se incluye a Tibni en la lista; 2 Reyes 8:16, 25; etc.).

Joram fue hijo de Acab y Jezabel (8:28; 9:22), y sucedió a su hermano mayor, Ocozías (1 Reyes 22:40; 2 Reyes 1:17), como último rey de la dinastía de Omri.

Reinó durante 12 años (2 Reyes 3:1; c 852-841 a.C.).

Fue un poco menos idólatra que su padre y quitó las estatuas de Baal (versículo 2), aunque la adoración del dios parece haber seguido hasta el tiempo de Jehú, aunque en una forma menos oficial (10:18-28).

Cuando el rey moabita Mesa se rebeló contra Israel, después de la muerte de Acab, Joram intentó volverlo a la sujeción anterior.

Para su empresa reclutó la ayuda de Josafat de Judá y la del rey de Edom.

Los ejércitos de los 3 reyes marcharon hacia Moab a través de Edom, intentando atacar a Moab desde el sur.

Casi perecieron de sed en el desierto del sur, pero por medio de Eliseo se les proveyó milagrosamente de agua.

La campaña tuvo éxito en las etapas iniciales, y la capital del rey Mesa, Kir-hareset, fue sitiada.

Cuando una salida de los sitiados moabitas no produjo alivio, el desesperado rey moabita sacrificó a su hijo primogénito sobre el muro de la ciudad.

Poco después, por alguna razón desconocida, los ejércitos aliados levantaron el sitio y retornaron (2 Reyes 3:1-27).

La Piedra Moabita del rey Mesa trata de este período y contiene mucha información adicional. Joram fue el rey a quien probablemente Ben-adad II de Damasco envió a su comandante Naamán para ser sanado de la lepra (2 Reyes 5:1-7); el rey no identificado a quiene Eliseo reveló los movimientos del ejército sirio; y quien alimentó a los soldados enemigos y los envió de regreso desarmados a Siria después de haber sido heridos de ceguera en Dotán por la oración de Eliseo (6:8-23).

Probablemente también fue el rey que, durante el sitio de Samaria, culpó al profeta por el sufrimiento del pueblo (versículos 24-33).

La ciudad experimentó una liberación inesperada como había predicho Eliseo (7:1-20).

La vida llena de incidentes de Joram llegó a un fin trágico.

Recibió heridas en Ramot de Galaad en una guerra contra los sirios, y mientras se recuperaba en Jezreel fue asesinado por Jehú, el comandante de su ejército, que usurpó el trono de Israel (9:14-28).

En ese momento estaba Ocozías de Judá con Joram, que también fue herido mortalmente por Jehú.

4. Levita que descendía de Eliezer, un hijo de Moisés (1 Crónicas 26:25; compárese con 23:15-17).

5. Uno de los dos sacerdotes enviados por el rey Josafat para instruir al pueblo en la ley de Dios (2 Crónicas 17:8).