Raboni

griego: rhabbouní, rhabbounéi, rhabboní, rabbonéi [transliteración del arameo rabbûnî].

Otra forma para el título de "rabí".* Era una forma aún más respetuosa de dirigirse a alguien, y significaba "mi (gran) maestro". Se aplicó a Cristo en Marcos 10:51 y Juan 20:16. En esta última referencia aparece como "Raboni", que se traduce del griego didáskalos, "maestro".